ANTOFALLA - EN PLENA PUNA CATAMARQUEÑA

Relato y descripción de lugares, personajes y vivencias de un viaje más en moto.
--   Cristian C. GRASSO   --
cristian.grasso@AfricaTwin.com.ar

Horacio vino desde BsAs hacia Rafaela el Domingo 9. Llegó bastante tarde porque se levantó tarde, porque se acostó también tarde, y arrancó con problemas mecánicos en su Africa Twin, se le rompió el rodamiento de la rueda trasera cerca de Rosario.
    El lunes salimos para Belén (Catamarca), también viajó mi hermano en su Varadero con su novia y a último momento se engancharon mi viejo, mi señora y mi hijo en camioneta....Una suerte porque nos llevaron parte de la carga, los bidones para el combustible y las cubiertas de tacos que teníamos que usar allá. Llegamos a Belén ya de noche esquivando burros y vacas que andaban sobre la ruta y allí nos esperaban Martín y Carlitos con unas empanadas y locro de primera.


Las motos y la camioneta descansan en el patio de la casa del amigo Carlitos en Belén

   Ya era tarde y no nos dio ganas de ir a cambiar las cubiertas, por lo que decidimos dejarlo para el día siguiente en el último pueblo (Hualfin).
   El Martes fuimos a visitar el proyecto minero Bajo de Alumbrera gracias a la intermediación de Martín que permitió nuestro ingreso. La idea era llegar a media mañana a la mina pero Martín rompió goma y cámara delantera en un bache filoso y nos retrasamos bastante.


Martín tratando de inflar la cubierta a la que le salía más aire del que entraba.

   Llegamos pasado el mediodía a Alumbrera y almorzamos dentro del complejo. Anduvimos varias horas a las vueltas entre los camioncitos que transportan 220 toneladas de piedra, Martín nos mostró en que consiste su trabajo de "operador de mina" = "rascate los huevos todo el día".


Excavación a cielo abierto


Uno de los camioncitos que transporta de a 220 toneladas de piedra


Horacio quiere adaptarle una de estas cubiertas a su moto y no es posible. Tiene casi 100 tuercas !

   Volvimos a Hualfín, mientras unos amigos de Martín cocinaban un chivito salimos a buscar gomero para poner las cubiertas de tacos para viajar a Antofagasta de la Sierra (Para ver si con estas gomas Horacio podía pasar los arenales sin caerse), el gomero ya se había bañado y tenia que mirar el partido de Velez y nos atendería recién al día siguiente.
   El chivito llegó como a las 11 de la noche y ya nos habíamos "morfado" unas empanadas que nos dejaron con poco hambre. Algunos ya se habían ido a dormir.


Avenida principal de acceso a la localidad de Hualfin

   El Miércoles tempranito con Horacio fuimos a cambiar las cubiertas. Un prolijo trámite de 2 horas..Allí mi hermano se separó rumbo a Cafayate en busca de asfalto para su moto.


Cambiando las cubiertas de uso mixto por cubiertas de tacos para uso exclusivo fuera de ruta.

   Nosotros encaramos hacia Antofagasta de la Sierra y por suerte acompañados por la camioneta que llevaba varias cosas, la nafta, las cubiertas viejas, etc, etc.... Menos mal que estaba la camioneta: A los pocos kilómetros se quebró el soporte del baúl de la moto de Horacio y tuvo que sacarlo para cargarlo en la camioneta, con esto viajaba descargado totalmente.


Los medanos de arena fina marcan el portal de acceso y dan la bienvenida a la puna catamarqueña.

   Este tramo de la 43 es interminable, mucho serrucho, mucha piedra suelta, muchas piedras grandes que asoman sobre las huellas, mucha arena. Teníamos planeado entrar a ver el campo de piedra pómez, pero hicimos un par de km y la huella estaba muy fea, no nos alcanzaría el tiempo para esa vuelta, regresamos.


Por momentos se viaja mas cómodo fuera del camino principal que por éste.


Portezuelo Pasto Ventura.


Llegando a la zona de volcanes en Antofagasta de la Sierra. Las renegridas lenguas de lava volcánica tapizan el suelo.


Volcán Antofalla.


Lava volcánica.

   Llegamos a Antofagasta de la Sierra al atardecer. La camioneta había llegado primero y ya teníamos habitación reservada.


Alojamiento en lo de "Doña Elisa" en Antofagasta de la Sierra.

El Jueves la camioneta se separó siguiendo a San Antonio de los Cobres y con Horacio emprendimos el recorrido a Antofalla por la Quebrada del Diablo. Tremendo el camino, es una de ir saltando todo el tiempo sobre las piedras, pero "sarna con gusto no pica".


Cuesta sobre Quebrada del Diablo.

   Hay algunas bifurcaciones de huella que no se sabe donde van, por suerte tenía la huella principal marcada en el mapa del GPS que me prestaron. En una bifurcación de huellas Horacio va por una y yo por la otra, ya que parecen unirse mas adelante y mas arriba. Cuando nos encontramos en la unión de huellas Horacio estaba como 5 ó 6 metros mas abajo en su huella y nos separaba una tremenda subida de piedras muy sueltas que solo sirve para descender, así que tuvo que desandar camino.


Una de las tantas vega al costado del camino.


Mucha piedra suelta sobre las huellas.


Otra zona donde se evidencia una gran actividad volcánica en tiempos remotos.


Bajando hacia el Salar de Antofalla. Al fondo ya puede divisarse la superficie plana del mismo.

   Cruzamos el salar de Antofalla y llegamos a una bifurcación, teníamos claro que debíamos encarar hacia el norte, pero la huella estaba horrible y transcurría en una larga recta sobre el salar. "A rebotar dijimos" y por la huella nos mandamos. Estaba HORRIBLE, las motos tiemblan "a lo bestia", de a ratos lo veo a Horacio andando parado sobre los pedalines.


Recta sobre salar de Antofalla.

   Por suerte después de algunos kilómetros sale de la sal y entra en tierra mas firme siempre bordeando el inmenso salar. Pero lo que mejora por la ausencia de saltos empeora de a ratos con la presencia de largos arenales.


La huella bordea el salar serpenteando entre arena y sal.

   Llegamos a Antofalla, somos bien recibidos y almorzamos unas milanesas de llama.
   Después de una caminata por las angostas calles entre casas de adobe emprendemos el regreso por otro camino que pasa por el "Ojo del Calalaste".


Las angostas calles peatonales de Antofalla.

   Cruzamos nuevamente el salar por otro camino y encaramos una tremenda subida con huella sobre laja volcánica.


Cruce del salar por la huella norte.

   En una de las curvas a 180º sobre esta pendiente erré una huella y quedo enterrado en la arena y luego se me cae la moto al suelo. Horacio había pasado primero por la otra huella correcta y se alejó, tuve que levantar solo la moto y desenterrarla de la huella para pasar a la contigua, tarea esta nada sencilla. Por suerte las cubiertas de tacos ayudaron muchísimo para que puede salir del atoro por sus propios medios.


Caída en arenal, la huella de la derecha es mas firme, pero ya es tarde.

   Las renegridas piedras están por todos lados es muy dificultoso manejar, pero no imposible. El peor sufrimiento se lo llevan las motos que no paran de rebotar y pegar contra las piedras. Horacio pierde tornillería de cachas y colocamos red elástica para seguir. Ya en la parte mas alta mejora la huella por estar en una parte mas plana y por la ausencia de piedras, aunque aparece algo de arena.


El camino ahora es menos dificultoso a pesar de ser bastante arenoso.

  En un momento aparece una división de huellas y tomamos uno por cada una. La mía es la marcada en el mapa del GPS y la de Horacio ni idea de donde va, aunque suponemos puede ser un camino mas corto de atajo hacia Antofagasta de la Sierra. En un rato Horacio regresa y continuamos por la senda segura. Llegamos con las últimas horas de luz y bastante cansados. Nos esperaba Doña Elisa para la cena con unas humitas exquisitas.


Regresando a Antofagasta de la Sierra en las últimas horas del atardecer.

   El Viernes lo utilizamos para descanso. Horacio aprovechó para hacer mecánica general en su moto, a saber: Reparar la base quebrada del baúl, corregir una instalación eléctrica "marca Horacio" de un tomacorriente para compresor que no dejaba detener la moto si el compresor estaba conectado, revisar instalación eléctrica de luces delanteras que dejaron de funcionar, limpiar y reparar el filtro de aire que había extraído el día antes y se aplastó viajando en el portaequipajes, recargar aceite, etc, etc. Además aprovechamos para dar unas vueltas en los alrededores de Antofagasta y charlar con la gente del lugar. Nos sorprendió de sobremanera una obra en construcción muy particular que mostraba un gran trabajo artesanal. Resultó ser el trabajo de un maestro de la zona de Santa María que hace ya 5 años que esta construyendo una casa muy particular y especial apilando ordenadamente una gran cantidad de piedras de diferentes colores formando figuras en los muros. En la siguientes fotos pueden observarse detalles del gran trabajo que se está realizando. Felicitaciones para el responsable de tan vistoso trabajo.


Muro de piedras combinando colores para crear figuras geométricas.


Más detalles de los muros.

   Ese día decidimos no ascender en búsqueda del cráter del volcán Galán después de escuchar las sugerencias y comentarios de lugareños y de unos viajeros 4x4 conocedores del lugar, este recorrido es demasiado largo y llevaría demasiado tiempo, no pudiendo alcanzarnos el día completo y por la noche las temperaturas son demasiado bajas para quedarse al descubierto.
   El sábado encaramos hacia el norte para cruzar el Salar del Hombre Muerto.


Camino al Salar del Hombre Muerto.

   Unos kilómetros antes de divisar el Salar del Hombre Muerto una bifurcación de huellas vuelve a confundirnos, optamos por tomar una huella cada uno y encontrarnos en un posible punto de unión mas adelante. Lamentablemente mi huella no era la principal y en un punto el arenal se estaba tan flojo y revuelto que vuelvo a caer al piso, esta vez quedo aplastado por la moto. Por suerte la caída en arena es amortiguada y el aprisionamiento de mi pierna izquierda no me produce ningún daño. Quitando arena con las manos logro salir del aprieto y aguardo la llegada de Horacio que me divisó desde lo alto para poder levantar la moto. No ha pasado nada, sigamos...!


Segunda y última caída en arenal.

   Aprovechamos para visitar en este lugar las ruinas de la mina de oro de Incahuasi, al costado del camino está el pequeño cementerio de trabajadores mineros.


Instalaciones abandonadas de la mina de oro de Incahuasi.


Cementerio de trabajadores mineros.

   Al salar ingresan varias huellas correspondientes a explotaciones mineras que trabajan en la zona, hay que estar atento para no salirse del camino principal.


Un poco de diversión en la superficie plana y semiblanda del salar.


Médanos de arenas rojizas llegando al Salar de Pocitos.

  Luego debemos bordear el largo Salar de Pocitos hasta llegar la estación de Pocitos, allí desviamos por la huella proyecto minero que pasa por Santa Rosa de los Pastos Grandes para llegar al atardecer a San Antonio de los Cobres.


Santa Rosa de los Pastos Grandes.

  Una vez instalados en el hotel fuimos hasta una gomería a cambiar nuevamente las cubiertas para colocar las de asfalto.
El Domingo era mi último día de viaje y tenía que llegar a Rafaela, salimos no muy temprano y en Salta nos dividimos, Horacio continuaría hacia La Quiaca.


Santa Rosa de Tastil, camino a la ciudad de Salta.

   Yo volví a Rafaela llegando a la medianoche después de 1200km y con una pinchadura de cubierta en Santiago del Estero en medio de la nada. Traté de inflar la cubierta pero salía mas aire del que entraba (como suele pasar siempre) así que viajé unos kilómetros hasta una gomería destruyendo totalmente la cámara, por suerte siempre llevo una nueva de repuesto.
   Queda pendiente contar el resto del viaje de Horacio. Eso es tarea de él.

COMENTARIOS CUBIERTAS: (Por Horacio Espasandin)
  
Las diferencias fueron notorias aunque al principio no lo sentimos así ya que todavía no habían llegado los grandes arenales. Yo llevaba sólo la de atrás y Cristian las dos...la moto sobre terreno blando contaba con mucha más tracción...quizá también se movía más la cola, pero era un movimiento controlable y hasta agradable te diría.
   Recuerdo cuando llegamos a Antofalla después que atravesamos una laaaargo tramo de arena "transitable" ... Cristian llega y me dice..."loco, cómo se te movía la moto!!! " ... claro , él porque no veía a la suya de atrás ! jaja ... era como un yimi yimi constante pero con tracción. Con una mt-60 hubiera sido otro cantar.


Juego de cubiertas Metzeler Karoo utilizadas para el viaje. Dos traseras y una delantera.

   Lo que es muy divertido es agarrar las curvas de ripio casi como en asfalto...cuando te inclinás y acelerás muerden los taquitos laterales y la moto patina y tracciona , patina y tracciona...
Ojo...te podes caer a la mierda igual...pero bueno...por suerte no nos caimos ( doblando jaja )
   Te digo, es muy incomodo transportarlas y ni hablar tener que ponerlas al entrar al ripio y después sacarlas al salir, nosotros porque ibamos a estar una semana entera sobre el polvo. Terminamos haciendo, según mis cálculos, cerca de 1000 kms de ripio. Un abrazo a todos.

MAPAS:
   Les dejo algunos mapas de los recorridos que hicimos y de lo que teníamos pensado hacer y no hicimos pero quedan pendientes para una próxima vez. También tengo la mayoría de los "tracks" para GPS, si alguien los quiere no dude en pedírmelos ( cristian.grasso@AfricaTwin.com.ar )


Huella de acceso al Campo de Piedra Pómez. Quedó pendiente para la próxima

 


Caminos de acceso desde Antofagasta de la Sierra a Antofalla - Parte 1

 


Caminos de acceso desde Antofagasta de la Sierra a Antofalla - Parte 2

 


Caminos de acceso desde Antofagasta de la Sierra a Antofalla - Parte 3

 


Camino de acceso al Cráter del Volcán Galán desde el sur. Quedó pendiente para la próxima

 


Camino de salida del Cráter del Volcán Galán hacia el Norte. Quedó pendiente para la próxima

NOTA:
La cartografía está desarrollada en base a la información para MapSource que puede bajarse desde la web de los amigos viajeros de
www.viajeros.freeservers.com

 

Agradecimiento especial a SRaggio®  por el espacio cedido para el almacenamiento de esta página.-